Novedades del trade marketingNovedades
La empresa que más crece en el mundo ya atrapó a Messi y a Scarlett Johansson

huawei p9 smartphone



¿Se pronuncia como las islas Hawai? ¿O "uauei"? En Huawei, el mayor fabricante de teléfonos móviles de China, no se preocupan por responder ese dilema a la hora de expresar su nombre, aunque cuando se los consulta sobre esta cuestión fonética, sus ejecutivos explican gentilmente que se debe decir "Hauei".

Se trata de la empresa tecnológica que más crece en el mundo, pero no es del Silicon Valley californiano, sino de la ciudad china de Shenzhen, al lado de Hong Kong.

La ambición de esta compañía es acorde a su tamaño, con operaciones en 170 países, donde emplea a 176.000 personas de más de 160 nacionalidades, de los cuales más de 30.000 no son de origen chino: superar a Apple y a Samsung en el podio mundial de los celulares.

Para alcanzar esa meta, despliega una agresiva estrategia de tecnología, negocios y marketing que incluyó desde este año la contratación de Lionel Messi y Scarlett Johansson como sus imágenes de marca.

Esta empresa, el tercer fabricante mundial de teléfonos móviles y el segundo en infraestructura de redes de telecomunicaciones, organizó en Shenzhen, la meca tecnológica de la segunda potencia mundial y del país más poblado del globo, entre el 11 y el 13 de abril, la decimotercera edición del Global Analyst Summit, HAS 2016, una reunión donde anunció su visión de la transformación digital basada en un mundo mejor conectado.

En el encuentro, donde iProfesional fue el único medio digital argentino presente, participaron unos 500 analistas y periodistas de todo el mundo.

Esta compañía fue fundada en 1987 por Ren Zhengfei en Shenzhen, en ese entonces un pueblo perdido de la región de Cantón para importar centrales telefónicas pequeñas, con una inversión de unos 3.500 dólares.

Cinco años después de su fundación, ya empezaba a fabricar sus propios productos. A finales de la década del 90 dio el salto al exterior.

29 años después de su creación, factura casi 61 mil millones de dólares anuales, y posee en las afueras de Shenzhen un gigantesco campus de 17 edificios, entre ellos una universidad propia con una arquitectura similar al Partenón de Atenas.

Un tercio de la población mundial usa productos de Huawei a través de 45 de las 50 primeras operadoras del mundo, entre ellos Telefónica, Telecom y Claro.

Una parte importante de sus avances se deben a su política de dispersión de centros de I+D por el mundo: Alemania, Suecia, Reino Unido, Francia, Italia, Rusia o India, además de China.

También tiene alianzas con firmas tecnológicas como Google y Microsoft, con la automotriz Audi, la marca de lujo Swarovski, la fotográfica Leica y Harman/Kardon, de sonido.

La compañía china tuvo en claro que para competir tenía que adoptar un modelo de empresa occidental. Contrató a ejecutivos de Samsung, Cisco e Intel y los servicios de consultoras como IBM, Hay Group., Accenture y PriceWaterhouse.

Propiedad de los empleados, porque su fundador solo tiene ahora el 1,4%, Huawei retribuye a sus ejecutivos altos y medios con incentivos y acciones, además del salario.

Evolución
Este enviado especial de iProfesional a China tomó contacto directo por primera vez con esta compañía en la edición 2013 del CES, el mayor show tecnológico de los Estados Unidos, en la ciudad de Las Vegas.

En ese momento, los más grandes pabellones en la conferencia estaban reservados para Sony y Samsung, mientras que Huawei exhibía sus teléfonos en un pequeño salón. Ocupaba el sexto lugar en el mercado mundial de "smartphones". Hoy está en el tercer lugar.

En el negocio de los equipos de redes, en 2013 estaba en el quinto lugar en conmutadores y routers detrás de empresas como Juniper y Alcatel­Lucent. Hoy ya ocupa el segundo lugar, detrás del líder, Cisco.

Números
El beneficio neto de este gigante tecnológico aumentó un 32% interanual en 2015, hasta los u$s5.700 millones. Y logró alcanzar el año pasado una facturación de u$s60,8.000 millones), un 37% por encima de los ingresos de 2014 y su mayor aumento desde 2008.

Entre sus principales áreas de negocio, la división de redes para operadores, que genera los 59% de sus ingresos, facturó un 21% más que el año anterior gracias principalmente al desarrollo de redes 4G.

El segmento para empresas, que es el responsable del 7% de los ingresos, subió su facturación un 44%, mientras que el enfocado a los consumidores, que genera el 33% del total de la facturación, subió un 73% más que un año antes.

La compañía, que en las últimas décadas basó su estrategia en una fuerte inversión constante en investigación y desarrollo (I+D), volcó en esta área, en 2015, el equivalente al 10% de sus ingresos totales por ventas, una proporción similar a la que destinó a estos fines en los últimos años, que equivalió en los últimos 10 años unos u$s38.000 millones.

A diferencia de la mayoría de sus competidores, las acciones de Huawei no se negocian públicamente.

Como resultado de esta estrategia, la compañía no tiene ninguna obligación de dar a conocer los resultados financieros o abrirse a la comunidad de inversores. Sin embargo, lo hace para mostrar su fortaleza en una industria tan cambiante.

A pesar de su tamaño y su apertura relativa, recibe menos cobertura de los medios y de la industria en comparación con empresas de tamaño similar.

Así, la compañía rara vez aparece en la parte superior de las búsquedas de noticias o sitios web de la industria.

Cuando los consumidores piensan en los teléfonos inteligentes, Huawei no es el primero en llegar a la mente de ellos. Y cuando recuerdan equipos de redes de comunicaciones, Cisco, Ericsson o Alcatel­Lucent son más rápidos en aparecer en las menciones.

Teléfono fotográfico
El flamante teléfono móvil P9, que llegaría a la Argentina a fines de este año, es una síntesis de la estrategia de Huawei en los equipos de alta gama.

Este dispositivo, que el enviado de iProfesional tuvo oportunidad de probar en Shenzhen, tiene una cámara de dos lentes, y aspira a para ganarle a Apple y Samsung con una función que promete mejores colores y contrastes más nítidos incluso con poca luz.

Ingenieros de la empresa china y la alemana Leica Camera colaboraron por casi un año para desarrollar la cámara, según fuentes al tanto.

El P9 es la munición más reciente de Huawei en su batalla de cinco años para transformar su división de dispositivos móviles que empezó con la fabricación de teléfonos baratos y ahora apunta a competir de igual a igual con los mejores de la industria.

Huawei emplea una estrategia que pocas firmas chinas implementaron con éxito: llevar sus productos a categorías más altas del mercado con el fin de forjar una marca global. Para hacerlo, aumentó su gasto en investigación y desarrollo así como en marketing.

La ofensiva empezó con el pie derecho. En 2015, los envíos de "smartphones" de Huawei tuvieron una suba del 44% a más de 10 millones de unidades, según la firma de investigación IDC.

Huawei tiene un largo trecho por recorrer. Su cuota del mercado global de "smartphones" en el cuarto trimestre de 2015 fue de 8,1%, por debajo del 21% de Samsung y el 19% de Apple, señaló IDC.

En América Latina, la empresa ocupa el quinto lugar, con una participación de mercado de 7,2% en el cuarto trimestre de 2015, por debajo del 32,5% de Samsung, 11,4% de Lenovo (Motorola), 10,6% de TCL­Alcatel pero por encima del 5,7% de Apple, según IDC.

El desafío es mayor en mercados como el Reino Unido y Alemania, donde los subsidios que ofrecen los operadores celulares han hecho más asequibles los teléfonos de Apple y Samsung, lo que reduce la ventaja de precios de Huawei.

La suerte de las empresas puede cambiar rápido en el mercado global de teléfonos inteligentes.

Otros rivales chinos que brevemente alcanzaron el tercer lugar en ventas ­como el fabricante de aparatos de bajo costo Xiaomi y el gigante Lenovo., no fueron sido capaces de mantenerse allí.

Ejecutivos de la empresa de Shenzhen creen que pueden ser una potencia de largo plazo en el sector y para ello modifican su hardware para desarrollar teléfonos más elegantes.

Además de los esfuerzos por mejorar la calidad técnica de su oferta, Huawei redobla su trabajo en marketing para construir su marca.

Hace cuatro años, sus dispositivos parecían económicos y tenían botones de encendido y volumen y conectores en lugares extraños.

Para cambiar esa imagen, contrató como director creativo a Joonsuh Kim, quien había trabajado con el diseño de los "smartphones" Galaxy de Samsung.

Kim optó por el metal en lugar del plástico y supervisa el diseño de los teléfonos insignia como el P9.

Para reducir costos y ganar más control sobre el desempeño del dispositivo y las fechas de las actualizaciones de productos, esta empresa desarrolló sus propios procesadores, al igual que Apple y Samsung, una estrategia que la mayoría de sus competidores no adoptó, cayendo en manos del fabricante de chips Qualcomm y sus Snapdragon.

En sus presentaciones técnicas a la prensa especializada en el CES 2016 y en las conferencias HAS en Shenzhen, donde participó este enviado especial, los ejecutivos de la firma china no dudaron en hacer comparaciones explícitas con la competencia.

Huawei utiliza componentes de primera calidad de proveedores que también trabajan con Apple y añadió elementos como sensores de huella digital y pantallas sensibles a la presión, siguiendo los pasos de Samsung y el fabricante del iPhone.

El optimismo es la marca de esta empresa, cuyo ideograma chino se puede leer como "logro espléndido" o "tarea conseguida". En los próximos años se comprobará si los conseguirá en su pelea contra Apple y Samsung en los teléfonos, tabletas y relojes inteligentes, y contra Cisco en la provisión de redes de infraestructura. Músculo y talento no le faltan.

 

Fuente